“El Niño” de Jean Pierre y Luc Dardenne

 

Mabuse

Este es el sexto largometraje de ficción de los hermanos belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne, ex documentalistas, dos veces ganadores de la Palma de Oro en Cannes, premio que la segunda vez obtuvieron precisamente con esta cinta. Es también la primera de sus películas que tiene estreno comercial en Chile. Por lo tanto, advertencias: conocer a los Dardenne con El niño puede llevar a ideas algo distorsionadas acerca de su cine, si bien ésta es una película Dardenne por donde se la mire, e incluso podría vérsela como una condensación de ciertas constantes en sus obras: el desvarío de personajes solitarios; la angustia muda de esos personajes producto de torpezas e incapacidades para expresar sentimientos; y una innegable crítica social hacia la supuesta prosperidad europea, repleta de marginados.

El problema está en que, en este caso, con esta “condensación” de temas, los Dardenne parecen haber cruzado esa frontera autoimpuesta de su propio territorio fílmico: establecen una mirada compasiva hacia sus personajes. Una mirada que está presente desde el primer momento: en El niño, una joven con un niño en brazos (Déborah François) cruza la ciudad. Nos enteramos que el niño acaba de nacer hace unos días, y que el tipo que está pidiendo dinero en la calle es el padre. Bruno (Jeremie Reinier, quien ya fuera protagonista adolescente en La promesa) es ambivalente: a ratos pareciera interesarse por su hijo, y con el botín de uno de sus habituales robos intenta darle un día feliz a la madre: salen a pasear en un auto arrendado y le compra un coche. Pero esa paternidad responsable dura poco. Bruno vuelve a sus andadas de criminal de baja estofa, una de las cuales tiene directa incidencia en el destino del niño: pretende venderlo, a espaldas de la madre, a una mafia de tráfico de menores.


 

Hay dos niños en El niño, quizás tres: el bebe recién nacido; Steve, un joven ladrón que es cómplice de Bruno; y el mismo Bruno, que se comporta infantilmente en buena parte del metraje. La ambivalencia del título no esconde ningún misterio: es sólo una ambivalencia. De por sí no conduce a ninguna propuesta de lectura de la realidad de parte de los Dardenne, o por lo menos, a ninguna muy compleja. Y eso pasa porque, a diferencia de la muy superior El hijo, en El niño la construcción dramática carece precisamente de dramatismo, ese intenso sentimiento superior a los personajes que están en pantalla y que estremece a los espectadores.

Las críticas en el extranjero hablan de un sentimiento de “redención” en esta historia, pero la verdad es que a veces los críticos ven más redención en el cine del que verdaderamente existe, y de hecho, no estoy seguro de entender “la redención” como un valor cinematográfico de por sí. De hecho, hay poca redención en El niño: más bien es al revés. El niño es una historia de impunidad. La mirada de los directores establece que siempre hay alguien que debería ser castigado y zafa (Bruno y sus robos; los matones de la mafia de menores; la misma madre y el entorno social) y los únicos que deben cargar con todos los males de la sociedad son… los niños (incluido Bruno). Este discurso, altamente compasivo y algo simplón, no deja de ser reaccionario. Trabajar con niños tiene esos riesgos, pero también tiene esos réditos en las audiencias ansiosas de demostrar que se preocupan cada vez que suspiran.

No se malentienda: no es esta una película boba o gruesa. Las actuaciones son poderosas, la cámara de Alain Marcoen nuevamente es un delirio y hasta el paisaje frío a uno lo conmueve. Pero los Dardenne han puesto una vara alta con su cine intenso e irreductible, y encontrarse con lo descrito en el párrafo anterior deja algo de desazón. Ya lo dije: este comentario es solo una señal de alarma para quienes vean esta película primero que las anteriores, y la verdad, es una pequeña nota en la infinita oficina de quejas del cinéfilo mañoso.

 

L’enfant
Bélgica/Francia, 2005
Dirección y guión: Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne
Producción: Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne, Denis Freyd
Fotografía: Alain Marcoen
Montaje: Marie-Hélène Dozo
Elenco: Jérémie Renier (Bruno), Déborah François (Sonia), Jérémie Segard (Steve), Fabrizio Rongione (Young Thug), Olivier Gourmet (Policía)
100 minutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: